Démocrito, inventor del atomismo concibe el mundo compuesto de partículas que interactuan entre ellas.

Ha inspirado los epicurios y los hedonistas que consideran aquella interacción cómo un intercambio de los contactos físicos entre los humanos y su entorno.

E hedonismo considera, en su particularidad, que la naturaleza humana consiste en huir el dolor para buscar los placeres de la vida : es a travès del conocimiento de esos placeres que se alcanza la sabiduria.

Democrite, él, decidio huir el mundo considerandolo malo para observar la naturaleza y confundirse con ella.

Los epicurios, pues los eudomonistas deciden de participar al mundo con el fin de ser feliz en él, finalidad suprema de cualquier individuo.

Hedonismo, epicurismo, eudomonismo : son las respuestas al consumerismo desfreneda de nuestras sociedades. Una solución a la obesidad infantil, por ejemplo.

Enseñar a un niño el placer de una simple cuchara de miel, la sana actividad física fuera de toda competición, la alegría del cansancio despuès de una obra cumplida.

No podemos dejar de pensar a Theodore Monod, buscador del absoluto, que en medio del desierto volvió a pensar el mundo de los vivos, siendo geologo y analisando las masas inertas de los minerales.

No puedo tapar  que Michel Onfray y su último libro “ le recours aux forêts” ha inspirado este artículo. La salida de aquella obra coincide conlo que estoy viviendo actualmente.

Lograr vivir en margén del mundo participando a su desarollo en el mismo es un desafio que me encanta enfrentar.

Enfin, “ el elogio de la huida” ( y su prologo del velero!!) de Laborit suena cómo el titulo último, el resumen de lo que precede.

Claro, no se trata d’une huida del mundo, y mucho menos de una huida enloquecida, se trata de un acción pacifica y pacifista, un remedio a la violencia de las relaciones humanas.

No se trata de huir el mundo para ignorarlo, pero para conocerlo màs, alejandose de él para verlo de mejor manera.

Un último detalle ; el barco en cual vivo se llama Desiertos. No soy responsable de su nombre pero creo que me conviene.

Anuncios