Tunez

“Me gustaría que este Parlamento fuera a la altura del pueblo tunecino….”

No tengo mucho que añadir a la intervención de Daniel cohn Bendit, si no que el “riesgo de contagión” como lo han dicho de manera tan bonita los medias franceses ( ¿ la democracia es una enfermedad  ?), ese riesgo pudiera desbordar más allá de lo que se imagina.

El ministerio de asuntos exteriores francés ofrece sus servicios a una dictadura.

Y sin hablar de todos esos politicos franceses, tanto de dercha como de izquierda que tuvieron un discurso digno  de lo peor de la Realpolitik.

Por qué un pueblo valiente, apasionado por la libertad no es “maduro” para la democracia cuando se encuentra en el sud del mediterraneo.

Tunez, un ejemplo que seguir. Era ” antes”. El  FMI juzga muy positivamente la politica tunecina.

Hace pocos días, una agencia de notación ha bajado la valoración del país por causa de ” inestabilidad”.

Si, la finanza es enemiga de la democracia, enemiga de los pueblos, nuestra enemiga. Mucho más que un supuesto peligro islamista en Tunez .

Oligarquías

Lo que es propio a una dictadura, y la de ben ali en particular, es la instalación de un regimen policiaco, represivo al servicio de una minoría cerca del poder, una oligarquía.

No estamos en situación hoy día en Francia de juzgar o dar lección al pueblo tunecino ávido de libertad y democracia. no hacen falta los ejemplos .

Bouygues, Bolloré, Lagardère, Servier, Bettancourt, tantos  riquizimos contribuidores del poder actual, que finanzaron la llegada al poder de Sarkozy.Contribuidores del partido para que en cambio, beneficien de las leyes fiscales las más injustas que se ha conocido en Francia desde hace mucho tiempo…

Revolución fiscal

” Para una revolución fiscal” será una  de las referencias del debate público de la proxima elección presidencial, sobre todo dentro de la izquierda. Escrito por tres economistas que figuran entre los mejores especialistas del asunto de impuestos en Francia, Camille Landais (chercheur au Standford institute for economic policy research), Thomas Piketty (professeur à l’Ecole d’économie de Paris et directeur d’études à l’EHESS) et Emmanuel Saez (professeur d’économie à Berkeley), la obra y el sitio Internet que le corresppnde presentan el doble merito de describir de manera incontestable – y abrumador – las graves  disfunciones del sistema fiscal francés y las disegualades que genera ; y someter pistas de reflección radicales no para hacer una chapuza pero para volver a construirlo del todo.

Ha existido un caso similar en Francia hace más de dos siglos. Vauban fue unos de los escazos aristocratas que viajó en la totalidad del territorio francés durante la construcción de las fortalezas en la fronteras. Eso le permitio conocer la realidad de la vida de los franceses de su época.

De regreso a la corte, propuso a Louis XIV de reformar la fiscalidad afin que la nobleza participe a la finaciación del reino y aliviar el peso del impuesto sobre los franceses los más humildes. Se le fue negado. Como lo negó más tarde  Louis XVI a Turgot.

Sabemos lo que ocurió en  1789 . un cierto 14 de julio. El pueblo tunecino habla hoy de otro 14. Enero esa vez.

Y el pueblo francés se debe de estar a su lado.

Nueva esclavitud

¿ Pero que podemos hacer nosotros, de nuestro lado cuando una oligarquía nos lleva una guerra sin descanso ?

Destrucción de los servicios públicos, de la educación ( Juppé  tuvo razón de decir que una  de  las causas de la rebeldía de laa juventud tunecina es su alto nivel de educación, pronto no será más el caso en Francia…)

Y la reformade la jubilación aumentará el peso de las injusticias

Francia evidentement no es una dictadura, solo una democracia cansada, enferma de sus dirigentes fuera de las realidades, que no tienen más como respuesta que represión y exclusión.

Se dice que se llama una ” democratura”. Ojalá se vayan.

Todos.

Como en Tunez.

Bravo y gracias al pueblo tunecino.

Moubarak dégage !

¿Y ahora Egipto ?




Anuncios